Timo de Villota #concepto

Señoras y señores este fin de semana se destapó el pastel. María de Villota, la primera mujer piloto y única mujer piloto (hasta que apareció Susie Wolf y le chafó el chiringuito) de la parrilla de Fórmula 1, título, al que hasta podíamos llamarle nobiliario, que ella se ha encargado se vender a todo el mundo; no, y repito, NO tiene superlicencia.

Una vez que la teoría ha quedado clara, dar las gracias a @smarcusf1 por su tweet de ayer que he tomado prestado para el título de la entrada.

Hace meses que se venía apuntando que María de Villota no podría correr porque los kilómetros hechos en Paul Richard no le habían sido aceptados para la superlicencia. En la Grand Prix Actual de hace dos meses @adrimancebo escribió un reportaje en el que explicaba lo que era necesario para tener ese permiso para poder conducir un F1 en sesiones oficiales. También expuso las declaraciones que desde Lotus le daban diciendo que a la señorita de Villota los test en Paul Ricard no le sirvieron de nada porque fueron con neumáticos de demostración. Yo en ese último aspecto discrepo un poco, sí que le sirvieron, para montar un gran timo.

¿Cuántas veces se le ha preguntado a María si tiene superlicencia?
Miles
¿Cuántas veces ha respondido que sí?
Todas
¿Cuántas veces ha dicho que ojalá no pudiesen correr Pic y Glock para montarse ella?
Miles

Ante todo que quede presente que yo contra esta señorita no tengo ningún tipo de odio, solamente hacia la mentira que ha montado o le han montado. La Fórmula 1 es un deporte complejo y complicado de entender para los que no le meten muchas horas y están muy atentos. Todo cambia de un momento a otro y es necesario fiarse de lo que sale en los medios. Si un aficionado escucha en la radio a María decir que ojalá les pasase algo a los titulares para poder correr y ves que ayer nadie corre y que hoy por extensión tampoco y no entiendes absolutamente nada…

Yo le diría a María que no hay nada más feo que mentir a los aficionados que muestran interés por ti. Si lo hacen, es porque te aprecian y así, solo consigues perderlos. Hoy con qué cara vas a aparecer por el paddock? Con la suficiente para decir: “Bueno yo soy piloto de pruebas, siempre he sido piloto de prueba. Aun así el equipo podría haberme nombrado piloto de reserva a última hora“.

Para terminar, recordar que se pilla antes a un mentiroso, que a un cojo.

Anuncios